Formulario de búsqueda

Historia
 
El topónimo Llombai proviene de una forma mozárabe procedente del latín "lumbariu", derivado de "lumbu", o sea "lomo", en el sentido "parte superior de una porción del suelo".
Los hallazgos en el término de Llombai confirman la presencia humana en los primeros tiempos de la Edad de los Metales.                                              
 
                                                                                                                          
 
En cuevas y covachas cerca del camino de Dosaigües se han encontrado puntas de flecha de aleta, sílex con dorso rebajado, astillas y piedra hoguera, etc., fechadas entre el 2250-1500 a.d.C., en el eneolítico, a caballo entre el uso de la piedra y el cobre.
 
En la Atalaya y en la espuela del Corral Del Cortizar hay restos del bronce valenciano, del 1600 a. d. C. de la época ibérica, en la plenitud de la entrada del metal, con laminas pequeñas de cocer, utensilios de hueso y concha, instrumentos de piedra pulida, dientes de hoz de sílex, sierras pequeñas, vasos cerámicos hechos a mano sin decoración, etc.
                                                                                                                                                                                                                                                                                    
 
De la Edad del Bronce es también la cerámica encontrada en la cueva de las Maravillas. De la época romana solo hay la referencia de una lápida encontrada en la Hoya, colocada muchos años en el muro del molino de aceite del convento dominico, con la inscripción: FONTEIO PIO LATICLVI.
 
Llombai fue conquistada por el rey Jaime I, llamado el Conquistador, el año 1238, haciendo donación a Guillem De Galaubia del mero y mixto imperio. El 1261 compró la alquería Roderic Martí De Azagra.
De la alquería dependían Alfarb, Catadau y Aledua, creándose la parroquia en el 1329, gracias al obispo Ramón Gastó. El rey Pedro II de Valencia, llamado el del Cachetero o el Ceremonioso, concedió el señorío de Llombai al barón de Moixent Gonçal García, el 4-XI-1330 según Viciana, con toda jurisdicción alta y baja y el mero imperio.    
                                                                                                                                                                                                                                                                                         
 
El 1338 Llombai paso a los barones de Centelles, en la persona de Galceran de Centelles y de Villanova, señor De Torralbes. De este, en 1388, pasó a su hermano Eimeric II, consejero del rey Joan I de Cataluña-Aragón, llamado el Descuidado, el Animador de la Gentileza o el Cazador.
El año 1404 Llombai fue heredad por Guillem Ramón de Centelles y de Cerveró, que intervino como su padre en las luchas de bandosidades valencianas contra los Soler. Muerto Guillem pasó la baronía a su hermano Eimeric, en el año 1411, después de la batalla De Morvedre.
La herencia fue reconocida el 1478 por Guillem Ramón I De Centelles-Calatayud, que muere el año 1490, aunque antes había vendido Llombai a Roderic de Borgia, más tarde nombrado papa con el nombre de Alejandro VI.
El primer duque borgiano de Gandia, hijo de Alejandro VI y madre in sabida, Pedro Luís de Borgia, recibió el 1483 de su padre la baronía de Llombai y 50.000 ducados para adquirir más bienes.
La baronía la heredó, en 1488, su hermano Juan de Borgia, nacido de la unión del papa con Vannozza Catanei. De este pasó a su hijo Juan de Borgia y Enríquez, cabeza de la nobleza valenciana que luchó contra los agermanados el 1521.
El año 1522 los agermanados de Alzira saquearon el pueblo, bautizando a la fuerza a todos los moros que vivían, reconociendo la iglesia este bautismo el año 1525, cuando fue cerrada la mezquita de Llombai y los nuevos cristianos fueran obligados a entregar las armas.
Entonces el pueblo era lugar de moriscos, que habían alcanzado fama entre los valencianos por la industria del capazo de esparto y palma, durante los siglos XV y XVI. En 1530 se concedió sobre la villa de Llombai el título de marquesado, que recayó en el hijo de Juan de Borgia y Juana de Aragón, Francisco, duque de Gandia canonizado en 1671 por Inocencio X.
El marquesado lo recibió por haberse casado con Elionor de Castro, dama portuguesa de la emperatriz Isabel, como le fue recomendado por el emperador Carlos, como un regalo al matrimonio por su padre.
 
 
El primer marques de Llombai el año 1542 decide construir en el pueblo un convento por cederlo a los dominicos. Este noviciado comienza a bestirse el año siguiente, en que muerto su padre hereda el ducado de Gandia, uniendo dos títulos.
Cinco años después los dominicos estaban en el convento, que con el nombre de la Santa Cruz se había inaugurado el año 1545. La donación de la iglesia, convento y noviciado fue hecha el 3-VIII-1548 al provincial fray Juan Izquierdo, con jurisdicción sobre Llombai, Alfarb, Catadau y Aledua, habiendose nombrado prior a fray Juan Mico.
Por renuncia del santo Francisco de Borgia, al celebrar su primera misa como miembro de la compañía de Jesus en Loiola, heredó los títulos su hijo primogénito, Carlos de Borgia y de Castro, virrey de Portugal, el año 1551.
Casado Carlos con Magdalena de Centelles, condesa de Oliva, se unieron también los pueblos del valle, Carlet, Llombai, Catadau y Aledua, pero el marquesado de Llombai tenía jurisdicción además sobre Bunyol, Alginet, Alzira, Montserrat de Alcalá, Real de Montroi y Alfarb.
El año 1592 el marquesado de Llombai paso a Francisco de Borgia y de Centelles, y muerto este a su hijo Carlos, lugarteniente de Cerdeña. Llombai habitado por moriscos, pero también por cristianos, que tenían 75 y 52 fuegos, respectivamente, conoció el año 1609 la expulsión de los moriscos, sufriendo una fuerte regresión económica y demográfica.
Los moriscos se revelaron, huyendo en la muela de Cortés donde eligió un rey vecino de Catadau, Texexí, hecho prisionero por el conde de Carlet, siendo colgado y decapitado en Valencia, como ejemplo al colectivo morisco. Los moriscos de Llombai dependían de la hijuela de Alberique. 
El antiguo castillo de Aledua también era lugar de moriscos, habitado por 40 familias el 1609, cuando la expulsión. La iglesia, dedicada a Santa María, pertenecía a la parroquia de Llombai, pero el 1574 devino independiente.
Pertenecía a el marquesado de Llombai, el titular del cual era el duque de Gandia, que el 1625 otorgó carta de población, pero el lugar de Aledua acabó por desaparecer, ya que los cristianos viejos pasaron a vivir a Llombai el año 1611, haciendo menguar la población.
Después de la expulsión el marquès de Llombai, Carlos de Borja-Centelles y de Velasco, tuvo que otorgar carta de población al pueblo, el 11-V-1611, ante el notario Pedro Aceruelo. Desde entonces en edificios civiles y religiosos del marquesado lució el escudo de los Borgia, duques de Gandia: el toro con las fajas. Aledua perteneció también a Alfarb y Alginet.
 
El censo de Llombai el año 1646 nos da 62 casas habitadas, unas 300 personas, aunque fueron diversos los intentos del duque por aumentarla con elementos barrocos.
El templo había estado ya definitivamente incorporado al antiguo convento dominicano de la Santa Cruz, sufriendo el año 1686 una profunda reforma, con parches churrigerescos, sin cambiar las líneas ojivales, y añadiendo un zócalo de pequeños azulejos valencianos.
Los marqueses de Llombai que incentivaron la rehabilitación del templo fueron Francisco de Borja-Centelles y Doria, su hijo Francisco y su nieto Pascual de Borja-Centelles y Ponce de León.
El año 1701 fueron delimitados los términos de Llombai, Real de Montroi y Montserrat de Alcalá. Todo el siglo XVIII fue de prosperidad, tanto por el desenvolvimiento agrícola como por el aumento demográfico.
Hasta el año 1707 Llombai perteneció a la demarcación histórica del govierno de Valencia.
El año 1715 el pueblo tenía 450 habitantes, que cultivaban 1.802 anegadas de regadío y 2.994 de secano.
El marquesado de Llombai pasó el 1716 a Lluís de Borgia y Feández de Córdoba-Figueroa, que fue príncipe de Squillace, y de este a su hermana Maria Anna, que muere en 1748, pasando tanto el marquesado de Llombai como la heréncia y representación del casal de los Borgia a los Pimentel, condes-duques de Benavente, ya que la otra hermana Ignacia se había casado con Antoni Pimentel Vigil de Quiñones.
El hermano segundo, Francisco, también fue marquès de Llombai pero murió sin herederos, extingiendose la línea borgiana de los duques de Gandia y príncipes de Squillace.
 
El año 1794 Llombai contaba con 328 casas, donde vivían 1476 personas.
Los productos en los campos llombainos son a finales del s.XVIII aceite y algarrobas, sobre todo, pero también higos, pasas, vino, morera (seda), trigo, maíz, habas y cebada. Durante la guerra del Francés, en 1808, organizaron guerrillas en Llombai contra las tropas napoleónicas, que eran armadas e instruidas en el convento por los frailes dominicanos.
                                                                                                                                                                                                                                                                        
 
Cuando el militar Louis Gabriel Suchet entró en Valencia, el 8-1-1812, los religiosos tuvieron que abandonar el convento de la Santa Cruz por su propia seguridad, y no regresaron hasta el año 1814.
Hasta el 1833 el pueblo perteneció en la demarcación histórica del corregimiento de Valencia. El 1834 el título de marqués de Llombai pasó de los condes-duques de Benavente a los Téllez-Girón, duques de Osuna, ya que el noveno duque se casó con Maria Josefa Alfonso Pimentel-Borja Centelles y Téllez-Giron, quien aportó al matrimonio un inmenso patrimonio.
El año 1860 el pueblo tiene 1.692 habitantes. En las guerras civiles del s.XIX los carlistas visitaron diversas veces el pueblo, y en el año 1874 el capitoste militar de Llíria, Jose Santés y Murgui, que fué vencido en Bocairent por Weyler, saqueó Llombai poniendo impuestos de guerra a los vecinos.
El marquesado de Llombai tuvo por titulares a los tenientes generales Mariano Téllez-Girón y de Beaufort-Spontin y su hermano Pedro de Alcántara. La sucesión del marquesado de Llombai ha pasado a Àngela Maria Téllez-Giron y Duque de Estrado, duquesa de Osuna.
 
El censo del 1897 contaba con 1.975 habitantes, que ya al año 1900 tenía más de dos mil censados. Llombai inauguró las fuentes públicas el 1904, teniendo el pueblo a principios de siglo dos teatros, puesta, cuatro casinos y alumbrado público eléctrico.
A la parte comercial e industrial Llombai inicia el s.XX exportando 35.000 quintales de pasa, cogiendose también naranjas, algarrobas, aceite, vino, cacao, panizo, trigo y boniatos, y habiendose puesto ilusión por el descubrimiento de una mina de magnesio.
Los censos nos muestran la evolución demográfica: el año 1915 con 2.277 habitantes en 349 casas, que se matienen prácticamente en 1920 (2.233), bajan en 1930 (2.167), para volver a subir en 1940 (2.288), e iniciar una regresión en 1950 (2.253), que continuó en 1960 (2.005).
El año 1953 se funda la Cooperativa Vinícola del Marquesado por un grupo de 168 socios, nombrando presidente a Gerardo Serete y Obispal. En principio solo estaba dedicada a la producción de uva y vino para pasar a lo largo de los años a comercializar además cítricos y frutas, al mismo tiempo que inicia los servicios de adeudos y funda la sección de créditos.
El actual presidente se Enric Duró Ortiz y el director gerente Enrique Viñuelas Boj, contando actualmente con más de 1.500 socios adheridos.
El año 1964 fue declarada patrona de Llombai la Virgen del Rosario. El 1970 en Llombai viven 1.945 habitantes.
Los llombainos en la actualidad vienen dedicandose sobretodo al cultivo de la vid, en las especialidades de moscatel, para mistela y vino, que se comercializa en el pueblo, mediante la Cooperativa Vinícola del Marquesado, y a los algarrobos, olivos, almendros, predominantes cerca del río los naranjos que aprovechan el agua de pozos y las acequias de Alfarb y Aledua de Alginet.
También hay granjas avícolas, y apicultura, aunque recientemente ha tomado gran fuerza la industria y el comercio de la piel y el cuero, aunque se mantiene una importante cooperativa vinícola y fábricas de muebles.
Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30